lunes, 26 de diciembre de 2011

Las aventuras de Jeremiah Johnson - 1971

Director: Sydney Pollack

Guion: John Milius & Edward Anhalt

Música: John Rubinstein & Tim McIntire

Fotografía: Duke Callaghan

Intérpretes: Robert Redford, Will Geer, Allyn McLeire, Stefan Gieraschi, Matt Clark

Productora: Warner Bros

Género: Aventuras, Western

1971, EEUU, Utah


A Jeremiah Johnson le quedan pocos caminos. Vive en el valle, en el poblado, la ciudad, como uno más. Pero se cansa. Su paciencia tiene un límite y cuando ve que la felicidad la tiene muy lejos, corre a buscarla… hacia las montañas. Olvidando todo lo conocido… toda su vida… sus problemas… la sociedad.
 
Jeremiah Johnson made his way into the mountains… Así suena la canción.
Una banda sonora capaz de trasladarte hacia los más hermosos parajes de la naturaleza, gracias también, como no, a la fotografía del increíble Duke Callaghan, experto en captar la esencia de todo paisaje.


Robert Redford interpreta a Johnson. Es un personaje fascinante y complejo. Astuto. Solitario. Inteligente. Observador. Y rápido. Muy rápido. Y en su nuevo camino entre las montañas no cesa en encontrar aventuras… luchar… buscar y buscar. Pero lo más importante, esta solo ante la belleza del mundo, y es capaz de aprender de ella, de vivir de ella, sin dañarla. Es una lucha por subsistir en plena naturaleza, donde tiene que cazar, pescar y comer en situaciones extremas con la ayuda de otro veterano trampero. Tras entablar contacto con los animales salvajes, Johnson descubrirá la violencia del hombre en estado primitivo cuando aprenda a convivir y a luchar contra los indios que pueblan aquellas tierras, en las que deberá también cuidar de su propia familia frente al medio hostil en que se mueve.



Se topa con nuevas costumbres, manadas de lobos que le atacan, osos, personajes pintorescos y experiencias que le hacen, poco a poco, convertirse en un animal más. Y descubre esa ley del más fuerte. Y descubre la ley de los indios. La ley sagrada. Las costumbres sagradas… La muerte. Y la venganza.




Rodada en Utah, Redford cayó prendado de los paisajes hasta tal punto que allí mismo, en Park City, fundó el que hoy es uno de los festivales de cine más importantes, el Festival de Cine Independiente Sundance… Y construyó allí un nuevo hogar, un precioso rancho a orillas de Salk Lake.

Redford muestra su talento. Su sensibilidad para con la naturaleza y el poder que esta es capaz de ejercer. Se pierde en un nuevo mundo en el que se siente pequeño. Y el espectador empequeñece con él. Pero, a medida que éste se va adaptando, el espectador crece y crece, y se yergue sobre las montañas para apreciar tan grandioso homenaje que la naturaleza nos concede. Y, en no pocas escenas, cada uno de sus gestos, de sus miradas, de sus movimientos, torna animal, torna salvaje y puro… es la esencia de la vida… Y toda su figura se convierte en protagonista sin dejar absolutamente ningún cabo suelto.



Sydney Pollack cuenta de nuevo con su actor fetiche (nos regalaron juntos siete maravillosas películas) para recrear esta historia. Y, como siempre, la complicidad establecida entre ambos traspasa la pantalla y da como resultado uno de los mejores films de la historia: algo más que una película, algo más que un western, algo más que una aventura… la vida y la belleza que nos estamos perdiendo.

2 comentarios:

  1. Una de mis favoritas, tantode Redford como de Pollack. Estoy buscando la letra de la canción, la que suena al final. Me podéis dar una pista?? Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Juan Pablo, la canción se llama The Ballad of a Mountain Man, aunque también puedes encontrarla como el tema principal (Main Theme) de la película. El cantante es Tim McIntire, y aquí te dejo la letra:

    Jeremiah Johnson made his way into the mountains
    Bettin' on forgettin' all the troubles that he knew
    The trail was wide and narrow
    The eagle or the sparrow
    Showed the path he was to follow as it flew.
    A mountain man's a lonely man
    And he leaves a life behind
    It ought to have been different, but you often times will find
    That the story doesn't always go the way you had in mind.
    Jeremiah's story was that kind. . .
    Jeremiah's story was that kind.

    Un saludo y gracias de nuevo!!

    ResponderEliminar